LA PIROSIS SE PRESENTA POR AYUNO Y CONSUMO ABUNDANTE DE ALIMENTOS CHATARRA O PICANTES

 

 

  • Ardor en el pecho que generalmente ocurre después de comer y por la noche; dolor que empeora al acostarse o agacharse, algunos síntomas

La pirosis o acidez estomacal es una sensación de quemadura que sube desde el estómago hasta la faringe, producida por la regurgitación de líquido estomacal cargado de ácido y que se genera por una mala alimentación
con alientos con alto contenido de picante o alto contenido en grasas, informó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Guerrero.

La mayoría de las personas pueden soportar las molestias de la acidez estomacal sin tener que consultar a un médico. Sin embargo, la pirosis más frecuente o que interfiere en su rutina diaria puede ser un síntoma
de una enfermedad más grave que requiere atención médica como gastritis y ulceras.

La médico especialista en Medicina Familiar, Gabriela Jaimes Gómez, refirió que los padecimientos estomacales ocasionalmente son algo común y no son motivo de alarma, no obstante, se debe estar pendiente si los
síntomas se extienden, ya que significa que puede afectar más severamente nuestra salud.

Cuando la pirosis  se manifiesta genera diversos síntomas, como: ardor en el pecho que generalmente ocurre después de comer, y por la noche; dolor que empeora al acostarse o agacharse; dolor severo en el pecho
o sensación de presión, especialmente cuando se combina con otros signos y síntomas como dolores en el brazo, la mandíbula o dificultades para respirar.

“Es una sensación o dolor por quemazón en el esófago debido a una regurgitación de ácido gástrico producida por el estómago, aquí el problema es que hay una incompetencia del esfínter esofágico que hace que se
regrese el ácido gástrico, hacía el esófago. Lo provoca los malos hábitos de alimentación que generalmente tiene la  población, como los ayunos, consumo de alimentos irritantes, grasa, bebidas alcohólicas y tabaco”, explicó la especialista adscrita a la UMF
N° 9.

Comentó que la prevalencia de la pirosis es en el adulto joven de 20 a 40 años de edad, se debe a que al ingresar a una vida laboralmente activa, incrementa sus ayunos; sin embrago, advirtió que la abundante venta
y consumo de comida chatarra afecta también a niños y adolescentes.

La doctora Gabriela Jaimes Gómez, comentó que además de visitar su consultorio de médico familiar, al menos dos veces por año, aunque no se esté enfermo, es necesario mantener el peso corporal saludable, ya que
exceso de peso pone más presión sobre el abdomen, empujando hacia arriba el estómago causando que el ácido suba hacia el esófago.

Agregó que una vez que el médico diagnostique la pirosis, se le determinará un tratamiento de acuerdo a su edad, así como remitirlo a citas con el especialista en nutrición para que les indique sobre una alimentación
anti-reflujo.

COMPARTIR ENLACE:

¤ Noticias Relacionadas ¤

Reconoce el coordinador de Guardia Nacional la labor del gobernador Astudillo

Chilpancingo, Gro., 28 de julio de 2019.- Para realizar una evaluación puntual en materia de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *