El PRI del que no hablaron

Miguel Ángel Arrieta

La reunión a puerta cerrada entre José Antonio Meade, abanderado del PRI a la presidencia de México, y los candidatos priistas a cargos de elección en Guerrero, arroja una lectura confusa para la militancia del tricolor en momentos cruciales de sobrevivencia política: al encuentro se convocó únicamente a la élite del priismo y el mensaje central consistió en evitar errores cuando estos se cometieron ya desde la cúpula del partido con imposiciones autoritarias.

Al final del encuentro, la ausencia de un discurso que planteara estrategias de conciliación con personajes ignorados en la distribución de candidaturas, generó entre candidatos a alcaldes, diputados locales, diputados federales y senadores, la percepción de que durante el actual proceso electoral el PRI se apegará al modelo de elección de estado reproducido históricamente con el uso de recursos, funcionarios y herramientas oficiales.

De hecho, no hubo una voz que planteara la dimensión real del impacto que asimilará el PRI en distintas regiones de Guerrero como efecto de la imposición de personajes sin trabajo político, o cuestionados por antecedentes que manchan sus curriculum,

Por lo pronto, nadie hizo alusión al movimiento separatista registrado al interior del PRI en Tierra Caliente encabezado por la ex dirigente del sector femenil priista en el estado y actual diputada federal con licencia por el mismo partido tricolor, Silvia Rivera Carbajal, presentada por Morena como su candidata a diputada local por esa región.

La incorporación de Silvia Rivera al lopezobradorismo resultó sorpresiva en medios pero tiene su explicación: la legisladora federal dialogó desde el año pasado con dirigentes de su partido y operó el consenso de comités seccionales para contender por el distrito local 18 con cabecera en Pungarabato, por lo que desde el PRI se le alentó a continuar con ese trabajo político pero al final de cuentas le dijeron tu no vas e impusieron en la candidatura a Jade Soria.

El problema del desprendimiento de Silvia Rivera es que hay indicios de que atrás de ella predomina la inconformidad de todo el grupo político lidereado por el diputado local, Cuahtémoc Salgado Romero, expresidente del PRI en Guerrero, lo que en la práctica conllevará al desfonde del priismo en Tierra Caliente.

Algo similar ocurrió en Tecpan de Galeana, municipio en el que los dirigentes priistas promovieron las aspiraciones del alcalde Leopoldo Soberanis Hernández para encauzar su reelección al frente del ayuntamiento.

El respaldo a la causa reeleccionista en esta localidad de la Costa Grande no fue gratuito. El PRI fortaleció siempre esa perspectiva ante el trabajo que permitió colocar a Tecpan de Galana durante los últimos dos años como el primer productor de mango y coco en el país, productor número uno de recursos agropecuarios en el estado, segundo en saneamiento de distritos de riego, y el primero en la región en proyectar una aeropista para tareas de fumigación que permitan establecer al municipio como la primer localidad de américa latina libre de la mosca de la fruta.

De ahí que cuando el PRI le notificó a Leopoldo Soberanis que no lo llevaría a la reelección, Rubén Figueroa Smutny, operador del partido Nueva alianza en Guerrero, negoció inmediatamente con el alcalde tecpaneco para convertirlo en candidato del Panal a la diputación local por Costa Grande.

El problema para el PRI es que no se trata de casos aislados. En Coyuca de Benítez, Taxco de Alarcón, Buenavista de Cuellar, Olinalá y otra decena de municipios se repite este escenario.

Acapulco no es la excepción; aunque no se registra un movimiento propiamente separatista, la imposición de José de Jesús Herrera en la planilla de regidores que contenderá por el gobierno municipal, genera desaliento y desconfianza entre la militancia priista.

Y es que José de Jesús Herrera Pintoses un personaje totalmente desconocido para los priistas acapulqueños. Es un joven cuyo único mérito es ser muy amigo de uno de los hijos del presidente Enrique Peña Nieto, lo que le valió ser colocado en la regiduría número dos de la fórmula tricolor.

Acosados por la presión de llevar un candidato presidencial en tercer lugar en las encuestas, a los priistas locales se les ha olvidado que la mejor forma de prevenirse del huracán electoral que se pronostica, es organizarse internamente para garantizar la conservación del poder que aún mantienen en Guerrero.

Nada proteger más a un priista, que otro priista.

COMPARTIR ENLACE:

¤ Noticias Relacionadas ¤

El italiano Mauro Zanatta cierra con teatro lleno el segundo día del 22° Concurso y Festival Internacional de Guitarra de Taxco

#Taxco de Alarcón a 29 de julio de 2019.- Con la participación del famoso guitarrista …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *